El valor de la unión

Hoy hemos iniciado un nuevo camino, el cual empezamos con un ánimo mucho mayor que el precedido. El motivo de este ánimo renovado es similar al de un marino que retoma una ruta ya conocida, en la cual prevé perfectamente las corrientes, los vientos dominantes, así como el encuentro con las mitológicas fieras que en tantas ocasiones nos impidieron echarnos a andar por el temor que nos causaban, existieran o simplemente fueran fruto de historias para no dormir.

La experiencia te allana el procedimiento y ayuda a minorar los errores. En este momento estamos.

Han sido un buen número de meses trabajando intensamente y saltando obstáculos todos los días, supuestamente previstos y otros sorpresivos. Pero seguimos y con ánimos renovados.

Por seguir con el argot marinero, para llegar a buen puerto hay que planificar la ruta y pertrecharse se todo lo que estimemos necesario, pero en su justa medida, de lo contrario hasta el exceso de equipaje nos impide llegar.

Creo que hemos dado con la organización debida, ahora la cuestión no es pensar en iniciar otro reto o no hacerlo, la cuestión es identificar y plantear el siguiente reto que nos proponemos, porque cada día es un reto y no afrontarlo es el peor error en el que podemos incurrir. En este sentido, el tutelado, trabajo y estudio de Agora ha resultado estupendo desde la perspectiva independiente y profesional, hecho que ha permitido el convencimiento de quienes estaban sumidos en un inmovilismo muy peligroso.

Hoy tenemos proyectos muy esperanzadores, pero no por las posibilidades abiertas o demostradas, sino por el cambio de mentalidad y disposición renovada de las personas que han decidió creer en que se puede hacer.

Jose Luis García Palacios

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*