Bancos y Pymes: una Nueva Perspectiva

agora-consultoria-pyme

Desde hace tiempo, cada vez que se habla de la relación entre la Banca y las Pymes parece que el único tema que se toca es el crédito… como empresario me preocupa, y mucho, que la relación entre ambos sectores quede reducido únicamente a este tema.

Y no me malinterpreten, ¡claro que el crédito es importante!, como se ha dicho alguna vez es la sangre que corre por las venas de la empresa… pero de ahí a decir que todos los problemas que actualmente acucian a las pymes se solucionarían “abriendo el grifo” va un mundo, si fuese tan fácil bastaría con una mayor dotación al ICO…

¿Entonces qué?… en mi opinión el problema es mucho más complejo e interdisciplinar, incluye problemas de acceso a financiación, a infraestructuras, a formación, a investigación… pero sobre todo, es un problema de actitudes.

Ahora es cuando la cosa realmente se complica, ya que casi cualquier problema que se pueda diagnosticar tiene una solución más o menos sencilla en el tiempo si hay recursos y voluntad… pero el problema de las actitudes es algo más difícil de solucionar.

Y quede claro que cuando hablo de actitudes me refiero al enfoque con que tanto los empresarios como la banca encaran el problema… me explicaré:

Por parte de los empresarios ya es hora que comencemos a ver a las entidades bancarias no como simples cajas de dinero, sino como lo que son: proveedores de productos y servicios financieros, concepto mucho más amplio e importante que ser simplemente una gran caja fuerte.

Por su parte, los responsables de las sucursales bancarias deben dejar de pensar en términos de debe y haber, y llegar a conocer realmente a sus clientes a fin de poder prestarles los servicios que necesitan, y no aquellos que más les interesan colocarles.

Creo que es importante que bancos y empresarios aprendan a trabajar juntos, ya que es la única forma de contar con un sector productivo estable, capaz de crear riqueza y bienestar, ya que, pese a quien pese, son las empresas las que crean riqueza, puestos de trabajo y generan estabilidad en una Sociedad.

Es en estos momentos cuando me viene a la memoria la historia que solía contar un amigo de mis padres, uno de los muchos que en su época tuvieron que emigrar para ganarse la vida. En su caso, después de dar muchas vueltas terminó en Estados Unidos, y contaba como al poco de estar allí decidió invertir sus ahorros abriendo una pequeña imprenta, como no le llegaba para todo documentó su proyecto y fue al banco a solicitar un crédito, cuál fue su sorpresa cuando, lejos de pedirle hasta la camisa, estudiaron su plan de empresa, lo analizaron y ayudaron a desarrollarlo… incluso le dijeron que le concederían un crédito mayor al solicitado, ya que pensaban que no podría llevar a cabo su proyecto con menos.

Al cabo de los años, esta persona terminó siendo amigo del director de la sucursal que le ayudó en sus inicios, y durante una cena le preguntó cómo es que le habían obligado a aceptar más dinero del que había solicitado (algo impensable de donde venía), a lo que el director le contesto que su negocio era prestar dinero y sacar rentabilidad de sus inversiones, y que para ello necesitaba que los negocios en los que invertía fuesen bien, ya que de esa forma recobraría su dinero, los intereses y la posibilidad de futuros negocios…

Recordando esta historia veo claro que bancos y pymes no son sectores enfrentados condenados a engañarse mutuamente, el día que entendamos esto y logremos trabajar de forma conjunta estoy seguro que veremos la luz al fondo del túnel.

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*